Similitudes/ primera parte


En ambos (CRISTALES E INDIGOS)

*Esto en los niños supone un verdadero problema, pues al ser nuestra sociedad occidental, netamente carnívora, los médicos alópatas, los pediatras, en casi su totalidad insisten a los padres, aún si estos fueran vegetarianos, a dar carne a sus niños pues consideran que es la única fuente de proteínas, vitaminas y minerales  más completa y que no debe faltar en una buena dieta para los niños en crecimiento.
Sin embargo, en las sociedades orientales, donde la mayoría es vegetariana, los niños se desarrollan perfectamente bien y libres de agresividad, pues el ser carnívoro incorpora dentro de su cuerpo toda aquella adrenalina producida en el momento de la muerte del animal ingerido, que generalmente es torturado y maltratado antes de morir generando dentro de su ser una energía totalmente densa y negativa que pasa a quien lo consume, indefectiblemente.
Pero no hablaré en esta página del vegetarianismo sino que lo tocaré en otro punto para no desviarme del tema de las características, solo quería dar una semblanza y aclarar a los padres de niños que naturalmente no deseen comer carne, que hay variables en la dieta y en la alimentación que perfectamente podrían reemplazar la carne, pero hay que ser conscientes y responsables en cuanto a ello y balancearla, estar dispuestos a prestar atención a la alimentación y elaborarla pues no es fácil y sencillo como tirar un trozo de carne, pollo o pescado a la parrilla y darles un poco de puré, papas fritas, arroz o ensaladas  y tener con esto la comida lista.
Pero es posible, y si se quiere llevar a cabo una alimentación de este tipo que beneficie la salud de un niño y lo haga crecer sano y fuerte, se puede hacer.




©2010 Marianela Garcet/Todo el material está protegido por las leyes del copyright, sin embargo, puedes difundirlo libremente, siempre que menciones a Marianela Garcet, su autora, y el lugar de donde has encontrado este escrito.

Comentarios

Si te gustó, compártelo


Share/Bookmark